El ataque cerebral es la consecuencia de la obstrucción de una arteria cerebral en la gran mayoría de los casos y de la ruptura de un vaso en los menos, ambos son cuadros dramáticos y que en su mayoría deja secuelas para el resto de la vida que produce mayor o menor gravedad. También puede provocar la muerte en el momento de sufrirlo o en los inmediatos posteriores. Siempre las consecuencias son graves y su prevención posible con cambios de estilo de vida que incluyen, abandono del tabaquismo, del sedentarismo y recuperar un peso lo mas secano al ideal posible. En algunas personas es necesario indicar medicación para controlar la presión arterial, mejorar el perfil lipídico o modificar en forma favorable los valores de glucosa, ácido úrico etc. la consulta al médico es fundamental y cuanto antes mejor.

agradecemos a la Sociedad Neurológica Argentina.